domingo, 27 de enero de 2019

Obras de María Eugenia Sancho en XV Edición de ArteGénova 2019

Del 15 al 18 de Febrero del 2019, en Italia, María Eugenia Sancho expondrá sus recientes creaciones en ArteGénova.
Inauguración día 14 de febrero.



El sol jugando en el mar

La XV Edición de Arte Contemporáneo abrirá sus puertas en el Pabellón Azul del recinto ferial de Génova, diseñado por el Atelier Jean Nouvel.
Fue inaugurado en el año 2009. De grandes ventanales y techo reflectante, será el escenario de las propuestas artísticas más vanguardistas del arte actual.

Serán cuatro días de eventos, charlas, conferencias con especialistas y académicos de arte, propuestas,
para conectar el mundo del arte moderno y contemporáneo, con los otros idiomas del arte.
Organiza NEF - Nord Est Fair, que recientemente celebró con éxito la 29 edición de ArtePadova.
María Eugenia Sancho mostrará sus pinturas más actuales, 16 creaciones en técnica mixta.





domingo, 11 de noviembre de 2018

HISTORIA DE ¡HUM! MUERTO CONTADA POR ÉL MISMO Y SU VIAJE A MÉJICO

 HISTORIA DE ¡HUM! MUERTO CONTADA POR ÉL MISMO Y SU VIAJE A MÉJIICO
                                                                                                           #DíadeMuertos.

HISTORIA DE ¡HUM! MUERTO CONTADA POR ÉL MISMO Y SU VIAJE A MÉjICO


Yo no soy ya de este mundo.

Pasaba un momento por aquí y en un parpadeo breve de tiempo, me encontré fuera de la cronología. Tangencial. Anónimo. Desorientado. Indiviso.

Podría seguir apropiándome de cuantos adjetivos quiera, pero es lo mismo, lo he visto claramente, palpito, sí, me muevo, también, y hasta respiro. Me gusta esa leve brisa, ese soplo de viento que aún me hace estremecer como una caricia, si, pero…no quiero engañarme más. Seguro que un día, tal vez soñando, me ausenté de la película, esa que iba proyectando mi vida entre las sombras, esa que se movía bajo el sol, esa empapada de lluvia a veces… sí, esa que, creo… ¿se trató de un cortometraje?. 

Se veló estando yo medio inconsciente, de otro modo no me lo explico, porque yo, no soy ya de este mundo por mucho que me empeñe en respirar. ¡Ahhhh!, ¡fuuuiiiiiu!, respiro, expiro, de acuerdo, una vez más, y hasta late mi corazón.

Miro a mi alrededor y yo ya no entiendo de hashtag, de redes más que aquellas que veía de niño remendar a la orilla del mar. Eso de la tecnología… coches que se mueven como huevos de zooplancton deslizándose sin ruido sobre el lago…, ¡eléctricos dicen que son!, y esas pantallas planas, donde caben todas las moscas del universo, como en un cielo plagado de estrellas… fugaces…¡Fugaz es la existencia!, igual que todo lo que aprendí en mi época de estudiante: los logaritmos neperianos, la lista de los reyes godos, la batalla de…¡cuantas batallas…!

Decididamente yo me fui un día cualquiera al borde de la vida y me caí. Yo ya no soy de este mundo. ¡Muerto!, ¿muertoooo? ¡yo que sé! Pero lo que sí sé es que he abandonado hace tiempo esta historia, y camino como un zombi entre la bruma sin poder entender más.

Así es que, en un vuelo me he plantado en Méjico, el país donde los difuntos resucitan en una fecha como hoy, -el día de los muertos-, a ver si entre el festín de cromas diversos, a mi, que pertenezco ya a otro cosmos, me introducen en ese lugar donde fue todo tan familiar, tan previsible dentro de una lógica de vivos.

Ya oigo las trompetas, la algarabía…Las tumbas se abren tal vez. Los ancestros regresan de visita… Distingo un cuerpo que danza saliendo de las tinieblas de un cementerio, donde yacen, quizá, los que ya no son de este mundo, como yo. Noto una mano helada que me agarra, Sobre el empedrado de tablets, móviles y artilugios mil, me arrastra con premura y
me dirige al lado desde el que caí. 

¡HUM! ¡Despierta!...¿Que todo ha sido un sueño?


Copyright © 2018 María Eugenia Sancho Sanz. All rights reserved.

viernes, 9 de noviembre de 2018

PUBLICACIÓN : NOCHE DE ÁNIMAS


NOCHE DE ÁNIMAS                                                                     
Copyright © 2018 María Eugenia Sancho Sanz. All rights reserved.
  
Aquel 1 de noviembre era ya noche cerrada. Ellos, callado el televisor, desnudo de imágenes, negro como aquella oscura noche, observaban en silencio el golpe seco de la lluvia en los cristales.

La tormenta había dejado la zona sin luces y tuvieron que suplirlo con las lamparillas que no pusieron sobre las lápidas.

Habían estado en el cementerio. Habían rezado las preces y depositado flores sobre las respectivas tumbas familiares. Y ahora, se sentían cansados. El uno frente al otro en esa habitación algo impersonal. Las paredes grises despobladas de adornos. Parecía que acabaran de mudarse allí. ¡El tiempo transcurre tan deprisa…!

En otra época habían cosechado ilusiones. Las dejaban guardadas para realizarlas algún día. Aunque siempre surgían imprevistos, cosas más o menos urgentes que hacer, cuando no la fatiga tras la larga jornada de trabajo. Después, los informativos, el fútbol, las series. Iba transcurriendo la vida como si fueran esas gotas de lluvia que no podían retener entre los dedos. Escurridizas. Húmedas. Livianas y a veces refrescantes. Pesadas y densas otras, igual que un aguacero traidor derramándose sobre ellos cuando menos lo esperaban.

Un día y otro día. La monotonía cotidiana les había dejado exhaustos. Repletos de hastío.
Callados, se miraban oblicuamente como quien no se atreve a confesar su abulia. Los cementerios siempre remueven los recuerdos y dejan el alma húmeda como una lágrima.
Bajo la tenue luz de las pequeñas candelas, sus rostros resultaban gelatinosos, temblorosos, iluminados parcialmente, en tanto que el resto de la estancia, parecía haberse diluido en el olvido, convirtiendo el espacio en un ente fantasmagórico.

De pronto, unos golpes secos retumbaron en la puerta. Con inusual insistencia repiqueteaban estrepitosamente. La sangre les quedó helada por un momento. Voces que no reconocían, que nunca antes habían oído…

Se pusieron en pie como un resorte. Haciendo acopio de fuerzas se dirigieron hacia la salida con el fin de escudriñar lo que hubiera tras la mirilla. Solo veían sombras moviéndose en la espesa oscuridad exterior. Después...parecía un jolgorio extraño. Dudaron un instante. Su curiosidad fue más fuerte que el miedo. Al menos, algo insólito había roto la monotonía.

Giraron lentamente la llave en la cerradura. Notaron el pestillo abrirse. Descorrieron los cerrojos que graznaban como aves moribundas sobre la vieja madera. -Hace falta poner un poco de aceite, siempre te lo digo pero nunca lo haces-, le susurró él a su esposa. Como si no hubiera advertido el comentario terminó ella de descorrer la aldaba.

El portón se abrió despacio emitiendo un ligero chirrido rrrrruuuggggg. Súbitamente la mujer dio un salto descomunal, cayendo desplomada hacia atrás. Su cuerpo quedó volcado ipso facto sobre el cuerpo de él, que aún no había podido ver qué le aguardaba. Un esqueleto erguido se adelantó hacia ellos. Destacaba de entre otros más menudos que portaban sombreros amplios. Con algazara e irregulares balanceos, parecían cabalgar en un mar no en calma. A su lado individuos de extraña vestidura difícil de definir en la penumbra.

El fuerte impacto visual, el sudor frío que recorría al hombre hicieron que cayera desmayado al suelo. Ella se enderezó rauda. Sin tiempo para recapacitar, en un movimiento casi automático, se fue a buscar la escoba. Enarbolándola cual lanza de guerrero, atacó al mayor, atizándole tal estacazo que cayó derribado entre los que le acompañaban mientras terminaba de decir con un leve hilito de voz:

-¡Y que viva Mejicoooo…!-

Fue en ese instante cuando la luz volvió. Los reflectantes que colgaban del techo, se iluminaron. la lluvia había cesado y regresó el ruido del televisor. Ellos, repuestos ya del susto, atendieron a sus extraños visitantes, cuyas lesiones, bajo los disfraces, resultaron felizmente de poca importancia.

Les compensaron con dulces y bebidas -era lo que iban a buscar-, y lo que hacía escaso tiempo suscitara indolencia, se transformó en alegría de festejo.
            Como un brindis.
                       Celebrando la vida.


María Eugenia Sancho                                                                                          #DíadeMuertos.

PUBLICACIONES 2017 y 2018 por MARÍA EUGENIA SANCHO


ITINERARIO ARTÍSTICO es el título del libro publicado en el año 2017 por María Eugenia Sancho.
Un volúmen que recoge su trayectoria artística  a través de diferentes épocas, técnicas y estilos.



En 185 paginas puede apreciarse la evolución artística de su pintura, escultura, gráfica, 
libros de artista, fotografía. desde sus inicios en 
Bellas Artes, donde recibió clases de profesores com Antonio López o Francisco Nieva, Juan Barjola, hasta la actualidad.

ACERCA DEL PARAÍSO, publicado en el año 2018, recoge la exposición del mismo nombre, en el Centro Cultural Okendo de Donostia-San Sebastián, junto a los comentarios en el libro de firmas.

lunes, 21 de noviembre de 2016

En FLORENCIA, evento "CONTEMPORANEI nella città degli UFFIZI" obras de MARÍA EUGENIA SANCHO

  

En la bella ciudad de Florencia, tuvo lugar el evento artístico internacional que,  bajo el título CONTEMPORANEOS EN LA CIUDAD DE LOS UFFIZI, reunió a artistas de diversas partes del mundo.





MARÍA EUGENIA SANCHO recibió la distinción, junto a otros artistas asistentes al evento, seleccionados por
 "La sua valida testimonanza artistica comprova l`elevato valore stilistico compositivo del suo operato. Siamo onorati di riscontrare la sua presencia in ocasione di questa importante manifestacione.
Un sentido ringrazimento per il suo contínuo contributo artístico".




María Eugenia Sancho, con la distinción recibida en Florencia, evento "CONTEMPORANEI nella città degli UFFIZI"



Durante el acto, celebrado del día 10 al 13 de noviembre inclusive, del 2016 ,  en el PALAZZO XIMÈNES-PANCIATICHI, pudieron verse, de manera virtual, las obras de los artistas seleccionados. Fueron los curadores Salvatore y Françesco Russo.




Seguidamente, fueron entrevistados cada unos de los artistas participantes, en el bello Palacio Ximèns-Panciatichi, de la ciudad de los Uffizi. 





martes, 27 de septiembre de 2016


Obras de María Eugenia Sancho en "Art Beijing 2016"


Art China
Beijing Angel Inspirations & Culture Center




 Fantástica, lúdica e imaginativa explosión cromática, ésta de María Eugenia Sancho, quien vívidamente se arriesga a representar, narrar y describir el potente, vigoroso, robusto sentimiento de una mujer que, a través del poderoso amor por el Arte, logra exprimir su increíble sensibilidad pictórica

Sancho articula de manera admirable, algo tan difícil de encontrar aunado, como es una fuerte elocuencia gestual, un espléndido colorido,  un gran sentido de la composición.


G. P.

         Su pintura fresca, espontánea, está  llena de vehemencia y color. La armonía cromática, los contrastes excelentemente armonizados, hacen de su arte algo exclusivo. Desprende “joie de vivre”.
Tras su participación en la Muestra Internacional de Arte de Roma, las obras de la artista han viajado hasta China para exponer en diferentes espacios artísticos de la ciudad de Beijing. Además de su participación en ART CHINA por tercera vez consecutiva, Sancho ha presentado su obra en Tang Zi Tou International  Art Zone Shuny District,  Galería MOMA,  Santuario del Vino FU XI HUI,  Voglass Artwork Institutions, Red Brik y Art Gallerie N2.-G-P-